Categorías de hoteles: ¿cómo funcionan?

Categorías de hoteles: ¿cómo funcionan?

¿Te has alojado alguna vez en un hotel de 3 estrellas que te fascinó? ¿Y en uno de 4 estrellas que te decepcionó profundamente? No te preocupes, es algo normal: las percepciones subjetivas de un alojamiento no siempre se corresponden con las categorías de los hoteles en la actualidad. En este post te contamos cuáles son los criterios para otorgar una u otra.

Categorías de hoteles: así se otorgan las estrellas

Las estrellas, que son la clasificación aceptada oficialmente para designar las categorías de los hoteles, se otorgan a un establecimiento según criterios técnicos muy definidos. Estos criterios pueden variar según el país, de ahí que, por ejemplo, los 4 estrellas de un destino equivalgan en algunos casos a los 3 estrellas de otro, y viceversa.

Según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, las diferentes categorías son las siguientes, teniendo como referencia una habitación doble:

1 estrella

Superficie de 12 m2, como mínimo, baño de al menos 3,5 m2 con baño o ducha, calefacción y ascensor.

2 estrellas

Superficie de 14 m2, baño similar al anterior, calefacción, ascensor, teléfono en la habitación, caja de seguridad.

3 estrellas

Superficie de 15 m2, con baño similar pero ligeramente más grande (al menos 4 m2), los mismos servicios que los anteriores pero con aire acondicionado en zonas comunes y bar.

4 estrellas

Mismas características pero con habitación ligeramente más grande (16 m2) y baño más espacioso (al menos, 4,5 m2).

5 estrellas

La más alta de las categorías de hoteles en España. Mismas características que el 4 estrellas, pero habitación más grande (al menos 17 m2), baño más amplio (al menos 5 m2) y aire acondicionado en habitación.

No obstante, también se emplean otras denominaciones no admitidas universalmente pero que dan cuenta del carácter premium de un alojamiento. Por ejemplo, ‘Gran Lujo’ (GL) o la categoría de 7 estrellas, empleada sobre todo en otros países. En el extremo opuesto, los hostales y pensiones tienen características que les diferencian de los hoteles: además de ser generalmente más humildes, suelen compartir edificio con otros usos (pisos, oficinas, etc.), no como los hoteles, que ocupan el bloque de forma exclusiva.

Estos temas se tratan ampliamente en los planes de estudio de Mediterrani, como en la asignatura Gestión y procesos operativos de las empresas de alojamiento, del Grado en Turismo.

Las otras estrellas: las de los portales de viajes

Pero estas estrellas oficiales no son las únicas empleadas para designar las categorías de los hoteles. Hay otras que, en nuestros días, son tan importantes y fiables como ellas: las estrellas que reflejan las reseñas en portales de viajes. En este caso, no indica aspectos técnicos como el tamaño y la lista de servicios, y sí lo hace a aspectos más intangibles como el trato del personal, el nivel de limpieza o la calidad del desayuno, por ejemplo.

Por tanto, un establecimiento que quiera tener éxito en nuestros días no solo debe ajustar su oferta a la de sus estrellas oficiales, sino también tratar de tener la valoración más alta en los portales de viajes, lo que les llevará a aparecer en los primeros puestos de sus listados. Y esa es la mejor garantía para conseguir reservas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *