Los estudiantes del grado en turismo se suman al debate: ¿siguen existiendo los paraísos perdidos?

Si bien hace unas décadas las parejas recién casadas pasaban su luna de miel en las islas Baleares, hoy en día es posible llegar a prácticamente cualquier rincón del planeta. Según aprenden los estudiantes del grado en turismo Europa está repleta de turistas americanos y asiáticos y los parajes deshabitados han dejado de serlo con la llegada del turismo masivo.

grau en màrqueting

Pero, la pregunta es ¿siguen existiendo paraísos perdidos, o ya hemos dado con todos? ¿Quedan aún rincones del planeta por descubrir? El debate está vigente en el grado en turismo y hay opiniones para todos los gustos.

La existencia del turismo de masas es indiscutible. Se trata de un turismo estacional, poco exigente y asequible. El llamado turismo de sol y playa es un claro ejemplo. En el grado en turismo se presenta al turismo sostenible como el antagónico a este turismo de masas. Se trata de un tipo de turismo que intenta minimizar al máximo el impacto sobre el medio ambiente y que, precisamente, se centra en la búsqueda de estos paraísos perdidos.

Si bien hoy en día es mucho más fácil y asequible viajar a la otra punta del planeta, los profesionales y universidades de turismo coinciden en apuntar que, a pesar de que los sitios por explorar se hayan reducido a la mitad, siguen existiendo edenes por descubrir.

De hecho, existe un perfil de consumidor que busca destinos vacacionales en estos sitios exóticos y vírgenes. Una de las cualidades que deben potenciar los estudiantes del grado en turismo es precisamente la capacidad de adaptación a la demanda del consumidor, que a menudo implica la capacidad de personalización de los paquetes turísticos a las necesidades específicas del cliente.

En el grado en turismo de EU Mediterrani, nuestros estudiantes adquieren estas capacidades. Así, si alguna vez se encuentran ante un cliente nostálgico de los parajes vírgenes, serán capaces de sustituir las playas del Caribe y Cabo Verde, cada vez más masificadas, por las paradisíacas costas del Golfo de Bengala en el litoral de Birmania, consideradas unos de los últimos paraísos perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *