¿Qué son los Objetivos SMART? Ejemplos para empresas

¿Qué son los Objetivos SMART? Ejemplos para empresas

Los objetivos SMART responden a un término que, como en otros muchos casos del mundo del marketing, se forma a base de siglas en inglés. En EU Mediterrani te contamos brevemente qué significa cada una de las letras y te mostramos algunos ejemplos de objetivos SMART que son de utilidad para cualquier empresa, formando parte de cualquier plan de marketing.

Qué son los objetivos SMART: su significado

Los objetivos SMART son aquellos que cumplen cada uno de los siguientes requisitos:

  • Specific: específico
  • Measurable: medible
  • Achievable: alcanzable (o realista)
  • Relevant: relevante para la empresa
  • Time-based: basado en un periodo de tiempo

Casualidad o no, la suma de estas cinco letras nos da la palabra smart (inteligente, en inglés). Y así es como se puede considerar una estrategia basada en ellos. A continuación, te mostramos algunos ejemplos de objetivos SMART que pueden resultar inteligentes para una empresa y que tienen una importancia capital en nuestro Grado en Marketing.

4 Ejemplos de objetivos SMART

Se pueden poner muchos ejemplos de objetivos SMART, en cualquier sector y para cualquier tipo de empresa. Los que mostramos a continuación son fácilmente aplicables a una compañía con presencia en Internet, y los analizaremos letra por letra. En ellos, como en la mayoría de casos, la meta que se pretenda alcanzar se puede establecer en un número cuantitativo o en un porcentaje sobre la cifra actual, de crecimiento o de reducción.

1. Aumentar las visitas de una web

Podemos establecer como meta un aumento del 25%, lo cual es bastante razonable.

  • ¿Específico? Sí.
  • ¿Medible? Sí, por medio de herramientas de analítica web, como Google Analytics.
  • ¿Alcanzable? Sí.
  • ¿Relevante? Sí, sobre todo si se trata de una tienda online, pues a más visitas, más probabilidades de venta.
  • ¿Basado en el tiempo? Sí, se puede dar un año como periodo razonable.

2. Aumentar las solicitudes de presupuesto

Podemos fijar como objetivo un determinado listón, por ejemplo los 50 presupuestos mensuales.

  • ¿Específico? Sí.
  • ¿Medible? Sí, y fácil de contabilizar si asignamos a cada presupuesto un número correlativo.
  • ¿Alcanzable? Sí.
  • ¿Relevante? Sí, pues aporta un potencial cliente o lead, interesado en el servicio o producto, siendo ello la antesala de una venta.
  • ¿Basado en el tiempo? Sí. Por ejemplo, mensualmente.

3. Aumentar la tasa de conversión entre ventas y presupuestos

Supone ir un paso más allá de lo visto en el anterior ejemplo de objetivo SMART. Y de lograrlo, los beneficios serían aún mayores. Una meta puede ser el aumento de la tasa desde un 20% de aceptaciones hasta un 30%.

  • ¿Específico? Sí.
  • ¿Medible? Sí. Para ello hay que calcular el ratio entre numerador (ventas) y denominador (presupuestos), lo cual da como resultado un porcentaje, que es la tasa de conversión.
  • ¿Alcanzable? Sí.
  • ¿Relevante? Sí, pues significa, directamente, más ventas.
  • ¿Basado en el tiempo? Sí, mensualmente, como en el anterior caso.

4. Reducir el número de devoluciones

No todos los ejemplos de objetivos SMART son, necesariamente, crecimientos. También puede ser una reducción, si el aspecto a minimizar es negativo. Disminuir las devoluciones de productos es un buen ejemplo, por ejemplo un 50%.

  • ¿Específico? Sí.
  • ¿Medible? Sí, asignando a cada devolución un número, asociado a una venta o un pedido.
  • ¿Alcanzable? Sí.
  • ¿Relevante? Sí, pues maximiza los beneficios de la empresa.
  • ¿Basado en el tiempo? Sí, por ejemplo anualmente, o en una campaña concreta, como la de Navidad.

Esperamos que la información brindada te haya resultado esclarecedora y que, a partir de ahora, puedas no solo diferenciar cuáles son los objetivos SMART, sino que también puedas aplicarlos y sacarles el mayor rendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *