Los tipos de comunicación en una empresa

Los tipos de comunicación en una empresa

De manera general, se puede decir que hay dos tipos de comunicación en una empresa: la interna y la externa. Pero si entramos en detalle, dentro de cada una de ellas hay otros tipos de comunicación, que toda compañía debe dominar para fines muy variados: imagen corporativa, satisfacción de los clientes, mejora de la productividad, etc. A continuación hacemos un repaso por todas ellas.

Los tipos de comunicación interna en una empresa

En un post anterior abordábamos las claves para el éxito de la comunicación interna de una empresa. Pero lo que no mencionábamos era que se pueden distinguir, a su vez, otros dos tipos de comunicación en esta esfera, según la dirección que recorra el mensaje. Por un lado se puede mencionar la comunicación horizontal, es decir, la que se produce en un mismo nivel jerárquico. Si funciona adecuadamente, mejorará la productividad de la compañía y reducirá fallos en la actividad gracias a un mejor conocimiento e implicación de los empleados, así como una mayor coordinación entre departamentos.

Por otro lado, se puede mencionar la comunicación vertical, es decir, la que circula entre diferentes niveles jerárquicos. Por tanto, podemos hablar también de comunicación ascendente y descendente. La primera es la que llega a los cargos directivos desde niveles inferiores, mientras que la segunda son las comunicaciones que realizan los puestos con responsabilidad a sus empleados. En ambos casos, deben seguir unos cauces bien marcados, con la periodicidad o la oportunidad adecuadas.

Los tipos de comunicación externa en una empresa

A la hora de enumerar los tipos de comunicación empresarial, es la externa la que más variedad ofrece. Son los siguientes:

  • La comunicación publicitaria o comercial, que persigue el objetivo de aumentar las ventas o mejorar la imagen de marca de la compañía.
  • La comunicación de crisis, que se realiza para atajar o minimizar un episodio desfavorable para la compañía y que compromete su reputación o sus ventas. Una de las actuaciones que abarca son las explicaciones exhaustivas y convincentes a la opinión pública a través de los medios. También puede implicar campañas publicitarias con efecto reparador.
  • Comunicación bidireccional con el cliente o ‘feedback’, que puede englobar desde encuestas de satisfacción a la atención postventa. En este sentido se puede hablar, a su vez, de la comunicación mediante operadores profesionales pero también de la comunicación automatizada con los nuevos medios tecnológicos. Esto último ha aumentado mucho en los últimos tiempos y a ello se destinan cada vez más recursos.
  • Comunicación con los proveedores: aunque uno de sus grandes fines es la mejora logística, también se puede apostar por ella para mejorar la imagen de la compañía ante estos colaboradores estratégicos, afianzando así las relaciones entre ambas partes. Una buena reputación ante ellos puede hacer que éstos se conviertan en auténticos ‘embajadores inconscientes’ de la marca, mostrando orgullo por ofrecer servicios a la compañía.

Como ves, en total se pueden contabilizar 10 tipos de comunicación en una empresa, aunque pueden ser muchos más añadiendo otros criterios. Si deseas formarte en profundidad sobre ello, puedes echar un vistazo a nuestro Grado en Marketing, donde abordamos este tema desde diferentes puntos de vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *